5 dietas para perder peso de forma saludable

Como cada año, a medida que se acercan los meses de verano y empieza a hacer calor, son muchas las noticias que llegan a los medios sobre dietas milagrosas que afirman lograr resultados espectaculares en poco tiempo para lograr hacer frente a la llamada “Operación bikini”, que junto a la época de principios de enero, es el otro gran momento del año de obsesión por la figura.

Desde Vital Club queremos hacer hincapié en los riesgos que un mal uso de estos consejos alimentarios pueden provocar en la salud, por lo que siempre es recomendable acudir a un experto para que supervise el proceso, respetar los tiempos, no pasar más tiempo del indicado siguiendo la dieta, y combinarla con alguna actividad física.

12978521105_9ec3067f52_z

Foto: Ornella Sena (Flickr)

Dieta de las 8 horas

Se trata de una dieta que resulta bastante efectiva y sencilla que tiene como gran atractivo el poder comer todo lo que se desee. Por supuesto no es tan sencillo, la idea es que durante tres días a la semana sólo comas dentro de un periodo de 8 horas, ayunando las restantes 16.
A pesar de poder comer de todo, es recomendable evitar el consumo de carbohidratos refinados como azúcar, pan o pasta. Si las ganas de comerlos nos superan, se puede siempre y cuando se combinen con el consumo de alimentos energéticos como algún quemagrasa como pollo, lácteos, etc, o alimentos saludables como vegetales, cereales integrales o avena.

Dieta de Montignac

Otra dieta pensada para todos aquellos que no llevan bien las restricciones alimentarias. Fue ideada en 1944 por el ejecutivo de la industria farmacéutica francés Michael Montignac, que al igual que su padre, tenía exceso de peso en su juventud y decidió experimentar consigo mismo sus teorías.
Se basa en el concepto de comer de todo combinando los alimentos de forma adecuada. La idea es no mezclar hidratos de carbono y féculas (pan, pasta, patata, legumbres o cereales) con proteínas en una misma comida.
A pesar de la enorme libertad que ofrece esta dieta, existen una serie de alimentos prohibidos que son: azúcar, pan blanco, patata, maíz, harinas refinadas, zanahoria cocida, pasta (blanca), miel, arroz (blanco), habas, calabazas, pasas, remolacha, melón, nabo cocido, cerveza (entre comidas), hojaldre, croquetas, castañas, ketchup, aceite de palma y otras fuentes de grasas saturadas o trans, maltodextrina, almidones modificados, refrescos con gas y bebidas alcohólicas.

Dieta de la Luna

Se basa en la creencia de la fuerza de atracción de líquidos que ejerce la Luna, especialmente durante los cambios de fase y se ha popularizado mucho entre personas que desean perder unos tres kilos de forma rápida.
La dieta consiste en hacer un ayuno total durante 1 o 3 días completos que coincidan con el cambio de fase lunar. Durante el ayuno no se debe ingerir ningún alimento a excepción de líquidos son azúcar como agua mineral, tés, café, leche desnatada y zumos de frutas sin azúcar. Al ser una dieta bastante agresiva, es necesario consulta con el médico antes de aventurarse a realizarla.

Dieta de Weight Watchers

Creada por la empresa Weight Watchers International, se ha convertido en una de las dietas más populares y seguidas de EE.UU. Gracias al popular sistema de puntos que se asignan a cada alimento y que sustituyen la tediosa parte de contar calorías al poder consumir un determinado número de puntos al día asignado en función del peso, edad, talla, sexo y actividad física.
Es una dieta rica en Frutas y verduras, que combinada con actividad física diaria logra unos resultados lentos pero seguros.

Dieta Dash

El nombre viene de las siglas en inglés de Dietary Approaches to Stop Hypertension (Enfoque Dietético para Detener la Hipertensión), y aunque en un principio no fue creada como un método para perder peso, con el tiempo se ha convertido en uno de los métodos más seguidos para bajar unos kilos y lograr mejorar el estado de salud.
Y es que su principal objetivo es combatir la hipertensión y mejorar la presión sanguínea a través de un sistema centrado en un número de porciones diarias de diversos grupos de alimentos, sin la necesidad de incorporar alimentos especiales ni recetas complicadas.

¿Seguimos la Dieta Mediterránea en la actualidad?

La Dieta Mediterránea es una valiosa herencia cultural cuya base es una pauta nutricional en la que el aceite de oliva es la grasa principal, tanto para cocinar como para aderezar, y en la que prima el consumo de alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, pan, pasta, arroz, cereales, legumbres y patatas.

Esta pauta, que no sólo afecta a los alimentos que se ingieren, sino también a la forma y cantidades en las que se incorporan a la dieta, no está conformada únicamente por un listado de alimentos recomendables o de ingesta preferente.

Autor: @DIESUS

Existen también una serie de hábitos que, en suma con estos alimentos, que son característicos del clima del entorno mar Mediterráneo, favorecen a la salud y han hecho de esta dieta uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

La teoría, como explica la Fundación Dieta Mediterránea la hemos asimilado a lo largo de los años:

  • En la base de la dieta se encuentran las pautas de herencia cultural: ejercicio y descanso diarios; una elevada ingesta de agua e infusiones; empleo de productos tradicionales, locales y respetuosos con el medio ambiente; etc.
  • En cada comida principal se deben incluir entre una y dos piezas de fruta y, al menos, dos de verduras. Además, es básico el consumo de aceite de oliva, pan, pasta, arroz y otros cereales.
  • Cada día debemos, al menos, ingerir dos raciones de derivados lácteos y entre una y dos de frutos secos, semillas o aceitunas. Para aderezar nuestros platos, se recomienda reducir la ingesta de sal y compensarlo con la adición de distintas especias y hierbas aromáticas, al gusto.
  • Por último, cada semana y en una medida inferior que en los alimentos anteriores, debemos ingerir 2 raciones de carne blanca y otras dos de pescado o marisco. Lo mismo pasa con las patatas, huevos y legumbres, en cuyo caso se recomienda una ingesta máxima de dos raciones semanales. Los productos cuyo consumo es también necesario, pero menos recomendado, son las carnes procesadas, las carnes rojas y los dulces.

Sin embargo, y aunque estas pautas se han modernizado en los últimos años para adaptarse a los nuevos ritmos de vida, un estudio realizado por la Universidad de Valladolid (UVA) en Soria desvela que el 41,1% de los estudiantes universitarios muestra una adhesión alta a la llamada dieta mediterránea, una cifra que no alcanza el aprobado.

Esto significa que, pese a los numerosos estudios que demuestran que esta dieta es una estrategia eficaz para la prevención de enfermedades crónicas, los estudiantes encuestados “siguen una dieta hipocalórica con mayor consumo de proteínas y grasas de las recomendadas y menor de hidratos de carbono y fibra, lo que se refleja en el aporte insuficiente de vitaminas minerales”, según explica la primera autora del estudio, Lucía Pérez.

Nuestro ritmo y condiciones de vida han cambiado en los últimos años, lo que afecta cada vez más a nuestra dieta y, por lo tanto, a nuestra salud.

Sin embargo, igual que nuestra conciencia sobre los efectos nocivos de determinadas sustancias aumenta cada día, e igual que cuidamos nuestro físico a través de determinados tratamientos de belleza y ejercicio físico, no podemos olvidar que, para estar sanos y tener un buen físico, debemos comenzar por el principio: nuestra alimentación.

Rutina nocturna para la salud de tu rostro

Los expertos afirman que conlleva exactamente 21 días adquirir un nuevo hábito. Por tanto no es un mal negocio estar pendiente de realizar una tarea este tiempo si después conseguimos hacerlo de forma mecánica, y más siendo la parte que más mostramos de nuestro cuerpo.

Foto: mejorconsalud.com

Foto: mejorconsalud.com

Un rostro cuidado hace ver al mundo que nos cuidamos, que estamos sanos y que nos importa nuestra imagen y nuestra salud. Toda persona tiene sus rutinas de aseo, pero unos pequeños detalles harán que tu atractivo crezca exponencialmente. El mejor momento del día es antes de irnos a la cama, de manera que no quede suciedad y la cara se recupere durante la noche. Desde Vital Club te damos unos pequeños consejos para causar buena impresión en tus interacciones sociales:

  • En primer lugar, debes retirar tu maquillaje por completo para evitar que los poros queden tapados o se dilaten, lo que conduce a una mayor aparición de esos odiados puntos negros o granos indeseados. No importa si usas mucha o poca cantidad, pero debes retirarlo de tu rostro.
  • Después, debes lavarte la cara con agua o aplicando un gel especial, no el clásico de manos porque reseca la piel. Sécala bien con una toalla pero sin realizar mucha fuerza para que no se irrite.
  • Posteriormente aplicaremos un tónico facial con algodón, poniendo especial atención a la zona T de nuestro rostro si tienes la piel grasa. También es de mucha utilidad el empleo de una exfoliante una o dos veces por semana, masajeando con movimientos circulares los gránulos del producto para dejar el cutis lo más suave posible.
  • Para concluir, aplicamos una crema hidratante que se ajuste a nuestro tipo de piel, lo que aportará frescor y vida a la cara. Por la noche, la reparación de células y la hidratación que hemos dado a nuestro semblante hará que nos levantamos con un apariencia radiante. Como consejo extra, es adecuado realizar los movimientos de forma circular y concluir tirando de la piel hacia nuestras sienes, lo que retrasa la aparición de arrugas.

Esta rutina tan sencilla nos llevará menos de 10 minutos y poco a poco nos preparará para el descanso, ya que al hacerla le estaremos diciendo a nuestro cuerpo que es el momento de dormir. Estos hábitos se complementan lógicamente con el lavado de dientes propio de la última hora del día, lo que unido a una vida saludable hará que tengamos un rostro de 10.

Los mejores tés para tu salud

Ya ha llegado el verano y mucha gente se ha retrasado en su particular “Operación Bikini”. Pero nunca es tarde para empezar, y uno de los remedios más utilizados en nuestro país en los últimos tiempos es el recurso de los tés. La naturaleza nos ofrece una forma sencilla de mejorar nuestra salud, quitarnos de encima esos kilitos de más y también de mejorar nuestra piel y así nuestro aspecto de cara a los demás.

green-tea-692339_640

Sus múltiples propiedades pueden adquirirse de diferentes maneras, como por ejemplo en infusión, en té helado, o mezclando la planta con leche, menta, miel o limón. No obstante, debe tomarse adecuadamente y no es conveniente abusar de su consumo pues algunos provocan demasiada excitación y debe reducirse la cantidad diaria.

Los tés disponibles en el mercado son muy numerosos, pero aquí dejamos una lista con los más beneficiosos para la salud:

  • Té verde. Es el más popular en España. Previene la aparición de células cancerígenas gracias a sus propiedades antioxidantes, así como el colesterol. Es muy generoso en el tratamiento de molestias tanto estomacales como dentales y, además, combate los trastornos del sueño. Exteriormente, ayuda a controlar la acumulación de grasa.
  • Té rojo. El mejor para adelgazar. Posee una capacidad para derretir las grasas. Actúa con firmeza en el proceso digestivo, eliminando toxinas y ayudando a evitar la retención de líquidos.
  • Té Rooibos. Es superior en la mejora de nuestra sistema cardiovascular pues evita el estrechamiento arterial y regula nuestra tensión. Nos ayuda en la depuración del hígado y en los problemas de la piel. Además, es muy efectivo en personas que padecen alergia pues alivia las vías respiratorias y es broncodilatador.
  • Té blanco. Es un pequeño elixir de la juventud por sus enormes propiedades antioxidantes.
  • Té negro. Es el más popular en el mundo. Gran antioxidante, posee grandes efectos en la prevención de ataques cardíacos gracias a su actuación en los vasos sanguíneos. Contiene numerosos minerales tales como hierro, calcio o potasio.

Sonreír es gratis y beneficioso para nuestra salud

¿Sabíais que cuando reímos activamos entre 100 y 400 músculos? Está demostrado que la risa es beneficiosa para nuestra salud tanto física como mental, por eso cada vez son más las personas que se atreven con las llamadas sesiones de risoterapia para darle un cambio positivo a sus vidas.

Actualmente son muchos los grupos que se han formado para la realización de sesiones de risoterapia en las que un profesional te enseña ejercicios que puedes realizar cada día desde casa para mantener un estado de ánimo óptimo. Estas sesiones se desarrollan con una dinámica vivenciales en las que las personas participan en juegos, bailes, actividades de grupo y otras disciplinas combinando movimientos con una meditación activa. Con ello se consigue alcanzar un sentimiento pleno de satisfacción y felicidad.

li-iStock-happy-people-584x325

Entre los muchos beneficios de esta terapia natural encontramos:

  • Mejora la movilidad de nuestra columna vertebral y las cervicales. Reír sirve para liberar tensiones.

  • Realización de ejercicio físico, sin darnos cuenta lo estamos practicando al reír. Ponemos en marcha hasta 400 músculos en los que se incluyen algunos del estómago que tan solo podemos ejercitarlos de este modo.

  • Limpiamos algunos órganos como son los ojos ya que los lubricamos. Sirve para eliminar toxinas y despejar tanto la cabeza como la nariz y el oído gracias a las vibraciones que producimos.

  • Oxigenamos nuestro cuerpo y aumentamos la capacidad de aire de nuestros pulmones, hecho muy beneficioso para nuestra piel.

  • Creamos endorfinas, la clave de la felicidad y que ayuda a mantener un equilibrio psíquico, además de reducir la ansiedad, equilibrar emociones, aumentar la creatividad y provocar serenidad.

  • Ayuda a conciliar el sueño y con ello a descansar mejor.

  • Previene problemas y enfermedades como las migrañas, intestinales alergias… ya que fortalece nuestro sistema inmunológico.

En definitiva, la risoterapia es el remedio natural por excelencia para sentirnos mejor con nosotros mismos y ser felices. Además nos ayuda a reforzar nuestra seguridad y con ello a lograr los objetivos que nos proponemos a lo largo de nuestra vida. ¿Todavía no lo has probado?